Oficinas y cultura corporativa

¿Para qué sirve realmente una oficina? No sé a ustedes, pero a mí esto del home office me resulta cada vez más aburrido. Poder trabajar en casa es una gran suerte… pero no tener la oportunidad de volver a la oficina es algo que también echo mucho de menos.  Jennifer Magnolfi, investigadora y diseñadora de entornos de trabajo, explica en este reportaje en Harvard Business Review, que la suma de las cuatro dimensiones que conformaban las oficinas tradiciones (focalizar, colaborar, socializar y aprender) ya no tienen sentido en el nuevo entorno que vivimos. Sin embargo, cada una de ellas sí siguen teniendo vigencia por separado. ¿Cuál es entonces el posible futuro de las oficinas?  Magnolfi apunta que, para asentar la cultura corporativa de una organización, la moral de los colaboradores y su creatividad, y la confianza de los clientes, disponer de entornos de trabajo físicos es fundamental. De ahí que las soluciones que propone pasan por los horarios flexibles y rotatorios, disponer de varias ubicaciones para trabajar o dejar para la oficina las juntas de equipos, incluso aunque sean en plataformas digitales.