PL Comunicación

Las firmas cotizadas mexicanas deben mejorar su comunicación

Comentaba en mi blog el pasado mes de junio la repercusión que habían tenido las declaraciones del presidente de la CNMV, el órgano regulador del mercado bursátil de España, en relación a la falta de transparencia y de claridad que en general mantienen en sus comunicaciones las empresas cotizadas. En concreto, Sebastián Albella reprendió a las firmas españolas por no utilizar “un lenguaje claro y que fueran leales con el mercado”.

Tan solo hace uno días, un informe de la firma de comunicación española Estudio de Comunicación, volvía a poner de actualidad este asunto al concluir –entre otras revelaciones muy interesantes- que los inversores se fían cada vez menos de las informaciones que publican las empresas presentes en la Bolsa española.

¿Qué está ocurriendo entonces para que en un entorno de hipertransparencia, y en donde las organizaciones se preocupan supuestamente más que nunca en transmitir una imagen de solvencia y reputación, esté fallando precisamente eso: la percepción reputacional de uno de sus stackholders más relevantes como son los analistas.

Existen cuatro pilares que debe cumplir la información financiera, especialmente aquella vinculada con hechos relevantes de las empresas que cotizan en Bolsa: primero, que sea confiable; segundo, que sea relevante; tercero, que sea comprensible y, por último, que permita la comparabilidad, especialmente con ejercicios anteriores o con el de otras compañías.

Esos cuatro pilares están en el ADN del lenguaje contable que globalmente utilizan las organizaciones a través de las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF), implementadas desde el 2000 por la International Accounting Standards Board.

Pero más allá de esto, algo está fallando para que exista esa queja de los inversores de falta de transparencia y claridad en la comunicación de las empresas que, además, no ocurre solo en España…. También por ejemplo en México.

Miguel Aliaga, CFO de la firma regiomantana Fibra Inn, y anteriormente Dircom del Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP), me comenta que en México las empresas deben “relajarse más” con el aspecto comunicacional, y no temer a la transparencia, ya que cuanta más información tenga el analista, menos informes va a requerir de las empresas. Además, señala, las empresas cotizadas es muy poca la información confidencial que tienen. Y no debemos olvidar que cuando esa información es confidencial, pero “relevante”, entonces estamos obligados a hacerla pública.

Aliaga, que hace tan solo un mes ha sido elegido mejor CFO de México por la institución IMEF, revela cuáles han sido sus claves para alcanzar el éxito que ha tenido con analistas e inversores:

1.- Tener un contacto más directo con nuestros stackholders, enviando por ejemplo información mensual y no trimestral como exige la ley, evitando así sorpresas al inversor en situaciones que no sean las más óptimas. También bajar al detalle del negocio: “Yo, por ejemplo, enviaba resultados de tráfico aéreo a nuestros inversores cuando estaba en GAP, o de ocupación hotelera ahora en Fibra Inn. Eso nos ha permitido tener una cercanía que ha sido muy bien recibida por nuestros inversores o analistas al ofrecerles más información que la que exige el regulador”.

2.- Ser riguroso en la forma de presentación de la información y no hacer cambios en este aspecto visual. Presentar los grandes rubros como ingresos, ebitda y flujos operativos de efectivo de una forma estándar para que el analista sepa desde un principio dónde encontrar la información que le interese.

2.- Lo que él denomina Principio de Relevancia .  “Disclosure. Ser generosos con la información: cuanta más información comuniques, mucho mejor. Aunque siempre bajo el principio de la relevancia”.

Por último, destacar un aspecto que me ha parecido revelador del informe de Estudio de Comunicación: las redes sociales de este perfil de empresas juegan un papel informativo mínimo en la comunicación con analistas, inversores y accionistas. Un menor riesgo para fake news.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *