PL Comunicación

BRECHA DE GÉNERO EN COMUNICACIÓN

El sector de la Comunicación corporativa y organizacional tampoco es ajena a la brecha salarial entre hombres y mujeres.

En el Día Mundial de la Mujer Trabajadora, y fiel a la actualidad, y al valor que tiene todo aquello que esté relacionado con la profesión, la Asociación de Directivos de Comunicación de España (Dircom), ha elaborado un interesante informe sobre los problemas de género que afectan a la profesión.

Con la excelente base de datos procedente de doce años de estudios de la realidad profesional de la comunicación del European Communication Monitor (ECM), y de los estudios anuales sobre el estado de la Comunicación en Europa realizado por Euprera y la EACD y el Latin Américan Communication Monitor (LCM), realizado por Euprera, Dircom y Fundacom, se traza un panorama laboral que refleja, por ejemplo, la gran brecha salarial que existen entre ejecutivos del mismo nivel dependiendo de ser hombre o mujeres.

En primer lugar, según publica Dircom, se constata una feminización de la profesión con un 59,6 % de mujeres frente a un 40,4 % de hombres en Europa, un 66,6 % frente al 33,4 % en Latinoamérica en las muestras de 2017.

Pero pese a estos datos, las mujeres tienen menos probabilidades de ocupar posiciones directivas. De hecho, la pirámide se invierte en el caso de los varones. Por ejemplo, en Europa, mientras sólo un 29,8 % de los hombres están en los niveles más bajos de responsabilidad, un 49,4 % se sitúan en las posiciones más altas de dirección. Una situación similar sucede en Latinoamérica donde el 39,3 % de los hombres están en las posiciones directivas más altas y sólo el 29,2 % no tienen responsabilidades directivas. La relación inversa se produce con las profesionales femeninas: la mayoría de las mujeres están en las posiciones más bajas; en Europa 70,2 % y en Latinoamérica 70,8 %.

Los datos revelan también una clara división de género en los salarios. Los salarios reportados por las profesionales femeninas son inferiores a los que reportan sus compañeros en todos los niveles jerárquicos, es decir, tanto para los niveles directivos superiores– CCOs y CEOs de agencias– e intermedios, como para aquellos sin responsabilidades directivas. Las mujeres reciben en general una retribución menor por su trabajo, incluso en los máximos niveles de dirección. Estos resultados no dejan de ser sorprendentemente llamativos en una profesión que viene subrayando desde hace décadas la diversidad y la cultura participativa como aspectos esenciales de la excelencia y la responsabilidad social.

Profundizando en los problemas de género, una reciente investigación sobre los datos del Latin American Communication Monitor pone en el punto de mira factores extra-organizacionales que afectan a las profesionales. Los resultados ponen de manifiesto que convivir con hijos y dependientes sólo afecta en su desarrollo de carrera a las profesionales mujeres y no a sus colegas varones. Estos resultados han sido demostrados empíricamente a través de un análisis estadístico predictivo basado en la minería de datos llevado a cabo por los equipos de los doctores Ángeles Moreno, Universidad Rey Juan Carlos y Ralph Tench, Universidad de Leeds. Se contrastarán próximamente con nuevos datos para Europa en la encuesta activa en este momento en: www.communicationmonitor.eu

Por último, y no menos importante, otra investigación de estos equipos, basada en los datos del European Communication Monitor subraya que los estereotipos de género en la profesión van cambiando. Contrariamente a las visiones estereotipadas de género que consideran que las características masculinas son más deseables para ejercer el liderazgo, los resultados no muestran diferencias significativas de género en las percepciones de un liderazgo efectivo. Tampoco se confirma una brecha tecnológica. Por el contrario, son las profesionales las que hoy por hoy están más en consonancia con la adaptación a los nuevos tiempos, mostrando su preferencia por los nuevos canales de comunicación. La investigación científica demuestra por tanto que los prejuicios que plantean menor destreza de la mujer en temas como las nuevas tecnologías, son sólo prejuicios que no representan la realidad.

Este informe finaliza señalando que “Dircom, la Asociación de Directivos de Comunicación, se compromete a apoyar y colaborar con aquellas iniciativas que contribuyan a la eliminación de los techos de cristal, y la brecha salarial y que la conciliación no sea una barrera para el desarrollo profesional de las comunicadoras”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *